Mujeres en la Tormenta

Un análisis del impacto invisible de las inundaciones en Uruguay y cómo los desplazamientos causados por este fenómeno afectan a las mujeres y niños uruguayos, revelando una intersección crítica entre género, ambiente y desastre.

Por Anabela Aldaz

 

Uruguay, un país conocido por su estabilidad y progreso, ha enfrentado recientemente desafíos naturales que han sacudido sus cimientos. El año pasado la sequía, este, las inundaciones. Estas últimas en particular, han dejado una marca profunda en la tierra y en las vidas de la población. Sin embargo, hay una dimensión de este desastre que a menudo se pasa por alto: el impacto desproporcionado que tiene en las mujeres de bajos recursos.

 

El rostro invisible del desastre

Las inundaciones no discriminan, pero sus consecuencias sí lo hacen. En medio del caos y la pérdida, las mujeres de menores recursos emergen como las más vulnerables. ¿Por qué? Porque la desigualdad de género y la pobreza convergen para crear una carga adicional en tiempos de crisis. Las mujeres, muchas de ellas jefas de hogar, enfrentan obstáculos únicos mientras luchan por proteger a sus familias y reconstruir sus vidas.

 

El desplazamiento forzado es una realidad para muchas comunidades afectadas por inundaciones, convirtiéndose así en una crisis dentro de la crisis. Sin embargo, para las mujeres y niños, este desplazamiento a menudo intensifica los peligros y la inseguridad. Desde la pérdida de refugio seguro hasta el aumento del riesgo de violencia de género, las consecuencias del desplazamiento tienen un peso desproporcionado en los hombros de las mujeres más marginadas.

 

En definitiva, las inundaciones no solo destruyen hogares, sino también esperanzas y sueños. Para las mujeres de bajos recursos, la salud física y mental sufre un duro golpe. La falta de acceso a servicios de atención médica, sumada al estrés crónico y la ansiedad, crea una tormenta perfecta de problemas de salud que persisten mucho después de que las aguas retroceden…un verdadero “impacto silencioso” en la salud y el bienestar.

 

Hacia una respuesta integral

Reconocer y abordar el impacto diferenciado de las inundaciones en las mujeres y niños uruguayos es un paso crucial hacia una respuesta más justa y efectiva. Esto requiere políticas y programas que integren la perspectiva de género en todas las etapas de la gestión de desastres, desde la preparación hasta la recuperación. Además, se necesita un enfoque intersectorial que aborde las raíces estructurales de la desigualdad, creando redes de seguridad robustas que protejan a los más vulnerables.

 

Las inundaciones pueden arrastrar todo a su paso, pero no pueden borrar la resiliencia y la determinación de las mujeres uruguayas. Al reconocer y abordar el impacto desproporcionado de estos desastres en las mujeres de menores recursos, podemos construir un futuro más justo y sostenible para todos.



Sé parte del cambio Apóyanos!


Sustentabilidad en Acciones