Los guardianes de la noche

En esta segunda entrega que continúa de la edición anterior de SEA, continuamos explorando el poco conocido mundo de los murciélagos, desentrañando sus fascinantes habilidades, su importancia ecológica y su rica historia cultural.

 

Por Enrique M. González / Museo Nacional de Historia Natural, Montevideo.

 

Adentrarse en el fascinante mundo de los murciélagos es abrir la puerta a un reino de misterio y asombro. Estos seres nocturnos, dotados de un sexto sentido extraordinario, desafían nuestras percepciones convencionales y nos invitan a explorar sus secretos con humildad. Desde su habilidad para “ver con las orejas” hasta su papel crucial en la salud de los ecosistemas, los murciélagos ofrecen una ventana única hacia un mundo oculto y enigmático.

 

Los murciélagos tienen un sexto sentido que les permite “mirar con las orejas”. Lanzan chillidos de alta frecuencia que rebotan contra los objetos y les brindan un panorama mucho más detallado del que podemos tener nosotros con la vista. Todos los murciélagos tienen ojos y ven perfectamente, pero es la localización por ecos lo que les permite detectar insectos del tamaño de mosquitos en el aire, en plena oscuridad, así como volar por el interior de los montes esquivando ágilmente las ramas de los árboles.

 

¿Están enfermos?

Los murciélagos ya surcaban los cielos nocturnos en la época de los dinosaurios, hace más de 60 millones de años. Al ser un grupo megadiverso, con unas 1400 especies, han coevolucionado con una gran variedad de patógenos. Sin embargo, presentan gran resistencia a ellos y la gran mayoría viven largas vidas gozando de buena salud. De no estar sanos, no podrían volar para salir a alimentarse. A pesar de ser animales sumamente longevos para su tamaño (algunas especies alcanzan al menos 40 años) no desarrollan enfermedades como el cáncer, por lo que son modelos de investigación muy interesantes para la medicina del envejecimiento.

 

Murciélagos en casa

En muchos casos diversas especies de murciélagos se refugian en edificaciones humanas. El método para desalojarlos se llama “exclusión” y consiste en colocar elementos que actúan como válvulas, es decir, que les permitan salir pero no entrar. Googleando las palabras “exclusión murciélagos” se accede a un protocolo explicativo desarrollado por la Red Latinoamericana para la Conservación de los Murciélagos (RELCOM).

 

Los murciélagos en la cultura

En Occidente los murciélagos son poco valorados, sobre todo debido al efecto de las películas de terror, que los presentan como monstruos. En otras culturas, sin embargo, como la China, son símbolos de longevidad y de buena suerte. En chino, tanto murciélago como felicidad se pronuncian “fú”. En nuestra cultura, sin embargo, Batman sería un raro ejemplo de valoración positiva.

 

Conservación de los murciélagos en Uruguay

La RELCOM tiene Programas para la Conservación de Murciélagos (PCMs) en 24 países de América Latina, las Guayanas y el Caribe. Los mismos trabajan en actividades de investigación, educación y conservación en el marco de una estrategia que fue concertada a nivel continental. El PCM de Uruguay fue creado en 2005 y entre sus logros se cuentan la designación de varias áreas y sitios de importancia para la conservación de los murciélagos en el país, entre ellos la gruta del cerro Arequita y las de Salamanca.

 



Sé parte del cambio Apóyanos!


Sustentabilidad en Acciones