El canon por aprovechamiento privativo del agua

Instrumentos económicos para la gestión sustentable de los recursos hídricos.

 

Por: Dra. Mónica D. Zappettini Torija

 

El canon por el aprovechamiento privativo del agua es el pago que se realiza por el uso de las aguas públicas cualquiera sea su fin. Es una herramienta para obtener fondos que permita el fortalecimiento de las instituciones en la materia; adoptar acciones tendientes a la preservación del recurso como también prever la creación de incentivos para los obligados, promoviendo así un uso sustentable del agua.

 

En Uruguay, su implementación está prevista por el Código de Aguas desde el año 1979 y es al Poder Ejecutivo, como autoridad nacional en materia de aguas, que le compete establecerlo cuando el aprovechamiento de aguas públicas es destinado a riego, uso industrial u otra naturaleza. La Ley 18.610, a su vez, lo incluye como uno de los instrumentos de la Política Nacional de Aguas con el objetivo promover su uso eficiente y ambientalmente sustentable.

 

Existen diversas metodologías para establecerlo: por aplicación diferenciada por el uso; por volumen anual otorgado; por tipo de aguas a utilizar; por cuencas o regiones; en forma progresiva o con una combinación de éstas.

 

A partir de la reforma de la Constitución de la República en el año 2004, las aguas superficiales (cañadas, ríos, arroyos, etc.) como subterráneas, pertenecen al dominio público estatal. El Estado es el responsable de gestionar y administrar el recurso. Toda persona física o jurídica, pública o privada, incluyendo las instituciones públicas que utilicen los recursos hídricos del país cualquiera sea el fin, deben solicitar un derecho de uso privativo de aguas (permiso o concesión de uso) otorgado por la Dirección Nacional de Aguas (DINAGUA) del Ministerio de Ambiente y serán los obligados al pago del canon cuando sea dispuesto.

 

Pero a pesar de las disposiciones legales vigentes, Uruguay aún no ha reglamentado su implementación, en consecuencia, no se cobra por el agua pública que utilizan los emprendimientos productivos privados, siendo uno de los pocos países de Latinoamérica que no tiene operativo este instrumento.

 

En tiempos, en donde el aumento de la demanda en el uso del recurso provoca competencias y conflictos entre los usuarios del agua, el cobro del canon es un instrumento para la gestión que no puede continuar invisible, deberá insistirse su discusión sobre la mesa, a pesar de la resistencia que provoca, y trabajar para lograr un consenso ante una realidad que nos muestra un recurso finito cada vez más estresado y vulnerable.

 



Sé parte del cambio Apóyanos!


Sustentabilidad en Acciones