Donde habitan las focas

Ya sea hacia el norte, en un río que lleva el nombre del animal que lo habita, o por nuestro hemisferio, en la Isla de Lobos, existen esfuerzos por preservar los territorios que albergan mediante la conservación marina.

 

Por Fiona Wilton

 

En el norte de Manitoba, una provincia de Canadá, el río Seal (río de las Focas) fluye libremente por un paisaje prístino de tundra, humedales y bosques, hogar de una fauna espectacular que incluye lobos, osos, águilas y caribúes, una de las mayores cuencas intactas que quedan en el mundo. También es el territorio ancestral de los Dene y Cree, pueblos indígenas. Sin represas, el río transporta nutrientes y minerales vitales a la bahía de Hudson, sitio de osos polares y de ballenas beluga, un mar interior, parte del océano Ártico.

 

El río debe su nombre al gran número de focas que siguen a los peces río arriba, recorriendo unos 200 km tierra adentro. Las focas de puerto (Phoca vitulina), también conocidas como focas comunes, confían más en sus bigotes que en sus ojos, ya sea al acecho en bosques de algas costeras o nadando por aguas de caudal rápido. Discriminan formas y texturas, perciben vibraciones en el agua y evitan obstáculos. Cuando un pez nada, deja tras de sí una estela hidrodinámica, un remolino de agua que continúa mucho después de que el animal haya pasado. Los sensibles bigotes de las focas pueden detectar e interpretar estas estelas; su mundo táctil está en sintonía con el flujo y el movimiento. Según algunos investigadores, las focas también son orientadas por las estrellas y pueden utilizar señales celestes en aguas abiertas.

 

Junto con otras especies de pinnípedos, las focas son semiacuáticas. Rápidas y elegantes en el agua, pasan parte del día arrastradas fuera del agua, en playas o rocas para descansar, parir y mudar su piel. Esta capacidad de vivir en el océano y en tierra dio origen a mitos celtas y nórdicos sobre las “selkies”, focas capaces de mudar de piel y adoptar forma humana (como las sirenas). Abundan los mitos y simbolismos en torno a las focas. En el folclore marítimo, transportaban las almas de los marineros ahogados o eran ángeles caídos al mar, expulsados del cielo pero no lo bastante pecadores para ir al infierno.

 

 

Inteligentes y sociales, las focas han sido durante mucho tiempo una fuente de fascinación para los seres humanos, incluso como tótem, invocadas para su equilibrio y la capacidad de navegar fácilmente por los desafíos de la vida. Sin embargo, históricamente los cazadores han perseguido a las focas por su piel, y hoy se enfrentan a los peligros de enredarse en la basura del océano y en las artes de pesca, y al cambio climático para aquellas especies que dependen del hielo marino. Esa dualidad en nuestra actitud hacia las focas existe aún. Son una especie en la que residen y chocan muchos intereses humanos. A menudo utilizados como chivos expiatorios y demonizados en respuesta a la disminución de las poblaciones de peces provocada por el hombre, desempeñan un papel crucial para la salud de los ecosistemas marinos y están envueltas en mitos.

 

Para el último río salvaje de Manitoba y las focas que nadan en él, hay buenas noticias. En la Conferencia de la ONU sobre Biodiversidad de diciembre de 2022, en la que los gobiernos de todo el mundo fijaron nuevos objetivos para proteger las tierras, las zonas costeras y las aguas del planeta, el Gobierno de Canadá se comprometió a establecer una Zona Indígena Protegida para ayudar a salvaguardar la cuenca del río Seal.

 

A más de 10.000 km al sur, las cosas pintan bien para otras especies de pinnípedos. A sólo 8 km de la costa de Punta del Este, la acertadamente llamada Isla de Lobos y sus alrededores han sido identificados como prioritarios para la conservación. Además del elevado número de lobos marinos (Otaria flavescens), la isla es una de las mayores colonias de cría de lobo fino sudamericano (Arctocephalus australis). El compromiso de Uruguay con la conservación marina efectiva, la planificación espacial marina y una hoja de ruta para crear áreas marinas protegidas apunta a proteger los pinnípedos y otras especies marinas emblemáticas y amenazadas, permitir la recuperación de la pesca en las zonas circundantes y hacer posible que el turismo de naturaleza desempeñe un papel positivo en las economías locales.

 

Tanto en la Isla de Lobos y sus alrededores como en la cuenca del río Seal, hay grandes retos para navegar sobre todo en el contexto de un clima cambiante.  Exige rapidez, elegancia y la sensibilidad de un bigote. Tenemos que parecernos más a las focas.

 



Sé parte del cambio Apóyanos!


Sustentabilidad en Acciones