Alcanzar el máximo potencial

Pro Mujer es una organización referente en temas de género que persigue un propósito: brindar herramientas a las mujeres para que puedan mejorar sus condiciones de vida y convertirse en agentes de cambio en sus comunidades.

 

Por Carmen Correa, CEO de Pro Mujer

La trascendencia es un concepto que ha formado parte de los grandes debates éticos y filosóficos de la historia y si bien las definiciones que se le han otorgado son múltiples y variadas, la idea de “dejar huella” es lo que resuena con más fuerza en mi mente.

 

Desde la identidad de mujer latina que abrazo con orgullo, a lo largo de mi carrera, decidí enfocar mis esfuerzos en favor de una de las causas más justas y apremiantes que demanda nuestra sociedad: el avance hacia la igualdad de género. Actualmente tengo el enorme privilegio de dirigir los esfuerzos de Pro Mujer, una empresa social con más de 33 años de experiencia trabajando cerca de las mujeres de América Latina.

 

Pro Mujer nació en 1990 en El Alto Bolivia, luego de que dos educadoras visionarias se unieran con un propósito en común: brindarle a las mujeres las herramientas necesarias para que pudieran mejorar sus condiciones de vida, alcanzar su máximo potencial y convertirse en agentes de cambio para sus comunidades.

 

33 años después, Pro Mujer es una organización referente sobre temas de género en América Latina y actualmente, contamos con presencia física en México, Guatemala, Nicaragua, Bolivia y Argentina. Pero además, gracias a la digitalización y a diversas alianzas, llegamos a 23 países de la región.

 

Este crecimiento no solo prueba el enorme potencial que tiene invertir en mujeres, sino que pone de relevancia la importancia de permanecer cerca de las mujeres y mantener una escucha activa de las usuarias para poder ofrecerles herramientas que respondan de manera contundente a sus necesidades.

 

Por ello, es que a lo largo de nuestra experiencia hemos construido un modelo holístico e integral desde una perspectiva interseccional y de género que nos permite brindar atención  a las mujeres en tres pilares estratégicos. En primer lugar, trabajamos para habilitar el acceso a capital de miles de mujeres que no cuentan con los recursos necesarios para inyectar dinero a sus emprendimientos. En segundo lugar, ofrecemos una gama completa de servicios para impulsar la adquisición de nuevas habilidades entre las mujeres, por ejemplo habilidades financieras, digitales y para el emprendimiento. Por último, trabajamos para ampliar el acceso de las mujeres a servicios salud y bienestar, pues hemos comprobado que una mujer sana es una mujer con más posibilidades de alcanzar sus metas.

 

Con este modelo hemos logrado impactar positivamente en la vida de más de 2.5 millones de mujeres, brindamos más de 10 millones de servicios de salud y desembolsamos más de 4,4 mil millones de dólares en créditos.

 

Soy realista, pero también soy optimista y si bien, sabemos que el camino es largo, en Pro Mujer seguiremos firmes en nuestro mandato para que ninguna mujer de América Latina se quede atrás.



Sé parte del cambio Apóyanos!


Sustentabilidad en Acciones